Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte

Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte
Cuando hablan de Creta

El Libro de mi Selva

El Libro de mi Selva
Mi selva

No importa cuándo si hoy es todavía

No importa cuándo si hoy es todavía
No importa cuándo

Haces que mi casa quepa entre tus hombros- Deccorelo



Haces que mi casa quepa entre tus hombros...

Hay personas que son casa y casas que son persona.

Hoy hablamos de cosas bonitas, quizá alguna lleve tu nombre.

Son de Deccorelo, una marca independiente de decoración, que ha visto la luz hace poquito. Hacen suyo el desarrollo sostenible y renuevan cada poco los diseños que venden.

Como una imagen vale más que mil palabras, dejo aquí unos ejemplos de lo que podéis encontrar en su página web. 

El envío es gratis y los precios irresistibles.
Aquí podéis acceder a su catálogo.

Si algo es para ti, pídelo con el código MANUELAIPINA10 y te harán el 10% de descuento.


                        Guirnalda de luces con pinzas





Jardinera de pared



Lámpara de luna 3D



Reloj surrealista Dalí


Set de cubertería Denisse


Cargador ultra rápido con luz

Cubre cojines


Humidificador




0

"Somos holograma. somos una extraña geometría". Roberto Ruiz Antúnez


Caminar es un gesto revolucionario. Su pureza dimana del neolítico y de una mañana soleada. Cuando camino, los márgenes del paisaje desaparecen y llega la niebla. Dulce tierra de nadie. Mi yo trasciende el eje de abscisas hacia una soledad que ama el movimiento.
                       ...................

Nos acariciábamos en el ángulo ciego de una tienda de ultramarinos.Se curvaba el espacio – tiempo y se abría un agujero de gusano. Eso pasaba una vez por semana. De detrás de las estanterías florecían terribles los relámpagos y la vida era una maldita fiesta. Sonaba una canción de Extremoduro y los domingos se volvían intransitables y húmedos. Siempre la inminencia de una tormenta (que esa vez sí), se lo iba a llevar todo.

                       ...................
La niebla irrumpe en el viaje. es el movimiento. Lame a los perros o a la indiferencia de los transeúntes. Hace literatura rusa con nuestra angustia, hace imposible cualquier intento de comprender. Me atraviesa y giro desprovisto sobre el vacío que todo lo ocupa.

                       ....................

Una lenta (auto)tergiversación de lo que escribo. Quiero bajar a la calle como si nada hubiese pasado, como si los platillos volantes no condicionaran mi monomanía por besarla la boca. Meo sueños y rascacielos. Y bajo a mi cuarto los jirones de ropa que encuentro y que crecen escuálidos en la azotea. no hay plan b. No hay una editorial a la que mandar la caja negra del Túpolev. No hay conejos corriendo por los arcenes de la autopista que me circunvala. Una vez fui feliz en Belgrado.


Hoy en el blog, Roberto Ruiz Antúnez
No dejéis de leer su poemario Ovnis en la noche americana.







0

19 de marzo


0

Ni una más




986 desde el año 2003

8m spain
Asesinatos
Feminicidios
Violencia sexual
Ablación
Trata de seres humanos
Prostitución
Maternidades impuestas
Falta de derechos reproductivos
Sexualización del cuerpo femenino
Malos tratos
Precariedad laboral
Brecha salarial
Invisibilización
Matrimonio forzado
Techo de cristal
Condicionamiento social limitante
Lenguaje excluyente 



...., 
    sigo?
















0

Carmen Conde


Encerrarte en palabras...
¡Que tú, tú, quepas en verbos, nombres,
y adjetivos intactos!
Que yo lo pueda decir todo:
lo nuestro, esto que hacemos
y estaremos haciendo siempre,
eternísimamente:
hablar, callar, ser tú y yo
siéndonos nuestros.





En la tierra de nadie, sobre el polvo 
que pisan los que van y los que vienen, 
he plantado mi tienda sin amparo 
y contemplo si van como si vuelven. 
Unos dicen que soy de los que van, 
aunque estoy descansando del camino. 
Otros "saben" que vuelvo, aunque me calle; 
y mi ruta más cierta yo no digo. 
Intenté demostrar que a donde voy 
es a mí, sólo a mí, para tenerme. 
Y sonríen al oír, porque ellos todos 
son la gente que va, pero que vuelve. 
Escuchadme una vez: ya no me importan 
los caminos de aquí, que tanto valen. 
Porque anduve una vez, ya me he parado 
para ahincarme en la tierra que es de nadie. 
  
                En la tierra de nadie.1960. 

                          Carmen Conde






0

Lo hemos conseguido, una vez más.



Hoy es un día feliz en el que volvemos a ser noticia y referencia en el resto del mundo. Gracias.











0

8 de marzo

Hay una fila de mujeres detrás de mí
y miro la nuca de la mujer que me sucede.
No estamos haciendo la cola del pan.
No vamos a coger un tren hacia alguna parte.
No estamos calladas, aunque no hablemos.
No olvidamos, aunque miremos al frente.
No somos un desfile ni una procesión.
No asentimos, no negamos, no lloramos.
No ahora, cuando tenemos una edad
para ser nuestras madres por fin.
Ahora estamos celebrando que hay
una mujer delante y otra detrás.
 Gracias a los hombres que nos acompañan.
0

Y dejar que sea el tiempo


Se conocieron después de olvidarse del resto.

Un historia de amor?  de pareja? de ella con ella? él con él? ellos con ellos mismos? Qué es ese resto? En qué has pensado?

Lo de escribir tiene mucho de dejar puertas abiertas, así el que pasa entiende lo que quiere en ese momento. Hay libros que te leen. Uno se lee a través de lo lee.

Siempre es la cabra, nunca el monte.
No lo olviden.

Podría decirte tantas cosas
esperando que entendieras

que el amor no tiene siempre

forma de bombón, que prefiero

callarme, echarme a un lado

y dejar que sea el tiempo 
quien te muestre
las cosas que no digo.






Cuando hablan de Creta









0

Mafalda, Quino, Saramago

"Mafalda fue mi maestro de filosofía. 
Y debería ser obligatoria en las Universidades 
porque enseña a pensar."

                     José Saramago




En mi caso fue mi querida madre, la misma que también me habló de la Mafaldita de Quino.

Y volviendo a Saramago, os dejo unas frases.

Dentro de nosotros existe algo que no tiene nombre y eso es lo que realmente somos.

El caos es un orden sin descifrar.

Nuestra única defensa contra la muerte es el amor.














0

Y que caiga alguna pieza -Despertares-


Se despertó horas después de haberse levantado, tomando un café para llevar por las calles de la ciudad. Se paró frente a un cartel que había en la pared de las escaleras del metro:"Se busca figurante para poemas de amor". Pensó en apuntarse pero no le seleccionaron. Según le dijeron, ya trabajaba, desde hacía tiempo, para otro poeta.
                                               Despertares (40)



Aquella mañana se despertó empapado en sudor. Cuando abrió los ojos pudo ver una larga cola acabada en flecha que sobresalía por el borde de la cama.Se incorporó intrigado por la visita. Cuando le interrogó sobre su presencia el extraño animal se presentó como el demonio.Toda la vida había querido encontrárselo. La curiosidad le roía el pijama.
Quién le iba a decir que acabaría ofreciéndole galletas y chocolate. El demonio estaba triste,los humanos le estaban dejando sin trabajo .
                                                Despertares (26)




Hacía un sol espléndido.Conducía un coche deportivo, rojo descapotable. Llevaba la música a todo volumen y la cara que pondría cualquiera que, por unos instantes, escucha a Dios cantándole al oído. A la derecha el mar y a la izquierda todo tipo de casas de lujo.
Despertó a las 13 horas nueve minutos, cuando se dio cuenta de que era la quinta vez que pasaba por la misma casa y de que él, en realidad, estaba, atrapado  en un gran scalextric.
                                                                                                                   Despertares (30)

Esa mañana la radio le dijo que eligiera el momento en que quería despertarse. Se levantó dos años antes, un treinta de marzo y se puso las gafas de sol. Cogió otra línea de metro, comió en un sitio diferente, fue a otro supermercado, cambió de periódico y de peinado. Al volver a casa su coche se estampó con otro que hacía mal una rotonda.Se bajó y era ella. Esta vez saldría bien. Él ya a sabía que ella odiaba las berenjenas.
                                                  Despertares (4)



Aquella mañana despertó tan pálida que se asustó al mirarse en el espejo. Todavía en pijama se echó colorete y algunos polvitos resbalaron sobre los cereales. Se pintó los labios del rojo más intenso que pudo encontrar y eligió aquel vestido que marcaba tan bien lo que ella quería. Puso música y bailó mientras la sangre bullía de los pies al cuello, llegando a la cabeza, formando remolinos más allá de su deseo.
El perro dejó de ladrar cuando la muerte, enternecida, decidió pasar de largo.
                                                  Despertares (6)

Manuela Ipiña


Espero que os gusten y que caiga alguna pieza.
Me despido como (casi) siempre con una canción, 
una de las imprescindibles. 
Amar, sin duda, pasa por sentir eso de lo que hablan.

En esto si hay imprescindibles ;)








0

Me doy cuenta



—¿Se da cuenta de que muchos de sus poemas están teñidos por el surrealismo y el sentido del humor?
- Sí.Me doy cuenta.




0

Hasta darles la vuelta -Felipe Zapico-



Un nombre, mujer, 
nombre, hombre, 
todo y su nombre, 
nombre que designa
no es el nombre,
nombre no es
nada es nombre,
nombre, nombre
tan dicho que parece
lo que no es nombre.


            Manuela Ipiña

A veces, me acuerdo de Felipe Zapico y escribo algo así.
El juega con palabras hasta darles la vuelta.
A veces se censuran fotos de niños, más bien de niñas, por no llevar parte de arriba.
Qué enferma debe estar la gente. Eso sí, los textos ni los leen pero jamás se te ocurra enseñar algo tan natural como la vida.

Con poco cariño a quien hace de nuestros datos un negocio para tontos.Y ahora os dejo a solas con Felipe Zapico, un ser extraordinario, auténtico y entrañable donde los haya. 



Basta de lamentos
pilla un ladrillo del suelo
basta de lamentos
escupe a quien te oprime
basta de lamentos
rompe lo que puedas
basta de lamentos
desenchúfate
basta de lamentos
llena una botella de gasofa
basta de lamentos
tira una piedra
y nunca, nunca
escondas la mano
tiéndela
a todos los hermanos
pero por favor
basta de lamentos.
El ladrón de peras, 2013
Ese que mira para otro lado
o
que aunque esté en el epicentro de la catástrofe
afirma no ver nada
ese
que se encoje de hombros
y silba
ese que
no siente
más que sus intestinos
ese
que dice ser apolítico
no meterse en líos
no buscar problemas
ese
el indiferente
ni
siquiera temblará
la
madrugada
en
que
llamen a su puerta
y
por supuesto
no
será
el lechero
quién vaya a por él.


Recomiendo a quien pueda, conocerle y verle proclamar sus versos.Es de lo mejor que he visto en la vida.

Aquí la primera vez que le vi, en Voces del Extremo.


Aquí un poco más de Felipe Zapico


Yo también veo mamíferos








0
Con la tecnología de Blogger.