Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte

Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte
Cuando hablan de Creta

El Libro de mi Selva

El Libro de mi Selva
Mi selva

No importa cuándo si hoy es todavía

No importa cuándo si hoy es todavía
No importa cuándo

Aquí. Wisława Szymborska



“No sé cómo será en otras partes pero aquí en la Tierra hay bastante de todo. Aquí se fabrican sillas y tristezas, tijeras, violines, ternura, transistores, diques, bromas, tazas.
Puede que en otro sitio haya más de todo, pero por algún motivo no hay pinturas, cinescopios, empanadillas, pañuelos para las lágrimas.
Aquí hay un sinfín de lugares con sus alrededores. Algunos te pueden gustar especialmente, puedes llamarlos a tu manera, y librarlos del mal. Puede que en otro sitio haya lugares así, aunque nadie los encuentra bonitos.
Quizá como en ningún sitio, o en pocos sitios, aquí tengas un torso separado y con él los instrumentos necesarios para añadir los propios a los niños de otros. Y además brazos, piernas y una cabeza sorprendida.
La ignorancia tiene aquí mucho trabajo, todo el tiempo cuenta, compara, mide, saca de ello conclusiones y raíces cuadradas.
Ya, ya sé lo que estás pensando. Aquí no hay nada duradero, porque desde siempre hasta siempre está en manos de los elementos. Pero date cuenta: los elementos se cansan rápido y a veces tienen que descansar mucho hasta la próxima vez.
Y sé qué más estás pensando.
Guerras, guerras, guerras.
Pero incluso entre las guerras a veces hay pausas.
Firmes — la gente es mala.
Descansen — la gente es buena.
A la voz de firmes se produce devastación. A la voz de descansen se construyen casas sin descanso
y rápidamente se habitan.
La vida en la tierra sale bastante barata. Por los sueños, por ejemplo, no se paga ni un céntimo.
Por las ilusiones, sólo cuando se pierden. Por poseer un cuerpo, se paga con el cuerpo.
Y por si eso fuera poco, giras sin billete en un carrusel de planetas
y junto a éste, de gorra, en un torbellino de galaxias, en unos tiempos tan vertiginosos
que nada aquí en la Tierra llega ni siquiera a moverse.
Porque mira bien: la mesa está donde estaba, en la mesa una carta, colocada como estaba,
a través de la ventana un soplo solamente de aire, y en las paredes ninguna terrorífica fisura por la que el viento se te lleve a ninguna parte.”
Wisława Szymborska. Aquí.


Foto : Zara. 





0

Lo más fácil es seguir



"Si un libro se puede leer impunemente, no vale la pena tomarse el trabajo. Cuando los libros están de veras, respiran y uno se los pone en el oído y les siente la respiración, y sus palabras son contagiosas, peligrosamente, cariñosamente contagiosas."
                                                   Eduardo Galeano.




Como cada mañana,
ella se construye sumando indiferencias,
dibuja los barrotes que apresan al incauto
y lo sumergen en rutina, despedazando en baldosas
los sueños que por cobardes, se quedan en canciones 
habitando sus murallas.
Pocos son los peatones que despiertan sus pisadas.
Lo más fácil es seguir, ajustarse la conciencia hasta el punto de olvidar que es uno quien constriñe sus pies a unos zapatos.

Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte

Un día vas andando por la calle, de camino a Gestalt, y sale el poema de entre la baldosa. Que os remueva un poco. Ojalá un poquito de lo que dice Galeano. Después un poquito de  matorrales
                                                          





0

El espejo discreto- Ana Pérez Cañamares

Este viernes en Bilbao tendremos a Ana Pérez Cañamares , presentando el poemario " El espejo discreto", con el que ha ganado el premio Vicente Núñez - Diputación de Córdoba- de poesía.

La cita es en la librería Louise Michel Liburuak a las 19.00 horas. Sin duda un planazo. Poeta, mujer, sabía y además amorosa. Estáis invitadas e invitados.

Comparto aquí un par de poemas de ese poemario.

A mi madre le enseñaron
el más triste aprendizaje:
sentirse culpable
de su alegría.

Con su letra esforzada
ella copiaba las penas
diez veces, cien veces, mil.
La risa era un borrón
en el cuaderno.
Madre, en este caso honrarte
será desaprenderte:
cantaré siempre a dos veces.
Ana Pérez Cañamares
El espejo discreto
-----------------------------------

Y no le digo a nadie de este deseo loco
que no sé si será de vida o muerte
o de una eternidad que me atraviesa
como una espina de pescado.
Como si un barco me esperara
como si el corazón fuera una bomba
como si un perro gimiera por mí
o el mar que no respiro supiera la respuesta.


0

No seas tan loco. Gabriel Celaya


No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.

¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos?

La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica, te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.

No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay sí, no respirar! Dar el no a todos los nos.
Y descansar: Morir.

Gabriel Celaya

Mucha gente que a esto le llama educar. Qué horror!
Os dejo otro poema y quizá el más conocido de este poeta tan comprometido y sabio.

Sean libres.
Buena semana..



La poesía es un arma cargada de futuro
Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,
cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.
Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.
Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.
Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.
Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.
Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.
Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.
Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.
Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.
No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.
Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.
árboles


















0
Con la tecnología de Blogger.