Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte

Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte
Cuando hablan de Creta

El Libro de mi Selva

El Libro de mi Selva
Mi selva

No importa cuándo si hoy es todavía

No importa cuándo si hoy es todavía
No importa cuándo

"Siempre que te acercas me traes flores." Ana Pérez Cañamares



Hoy os voy a hablar de Ana Pérez Cañamares. Desde que leí "Las sumas y los restos" me quedé con su nombre y su poesía. Después seguí con "Alfabeto de cicatrices" y entonces la guardé en el cajón de imprescindibles. 

Hay muchas formas de escribir poesía. Hay poesía bien escrita,hay poesía original y hay poesía que,además de eso, te llega en el mensaje, que nutre y aporta, que te presta un espejo sabio y travieso. Es su forma de despertarte.

No hablo de fechas ni de biografía.
Mejor comparto alguno de sus poemas.



Aunque yo lo olvide todo
que mi palabra no olvide
pelear por su utilidad:
como cuando mi madre
poco antes de morir
agarró mi brazo
y me dijo al oído:
“de una casa sin alegría
hay que salir corriendo.”
No sé si recordaba que yo era su hija.
No sé si sabía su propio nombre.
Por eso sus palabras
eran la Palabra de Dios.
El espejo discreto. Editorial Pre-textos


Habito un internado
donde soy la institutriz
y la niña abandonada.
Bebo del deber.
Sobre un calendario duermo.
Trago el pan de la obligación
y transcribo las frases de otros.
Hasta que apareces tú, como
las puertas abiertas del patio.
No suenan campanas
no gimen los relojes
los segundos se suceden
con la cadencia de olas.
Este es tu trabajo: construir recreos.
Después del juego, dejas a mis pies
las flores anónimas de la infancia.
El espejo discreto. Editorial Pre-textos

Cuando el sol ya sólo se adivina
en su reflejo sobre los pájaros
que vuelan fuera de tu alcance
es la hora de cerrar los oídos
a los gritos que te apremian
y escuchar los ecos que vienen
de lejos para susurrarte:

defiende tus alas.

          De las sumas y los restos. 
          Premio de Poesía Blas de Otero Villa de Bilbao



Durante las vacaciones
recogemos las piedras
que el mar nos regala.
Son las piedras con las que luego,
En el invierno, reconstruimos
Las ruinas de nuestras guerras.
No solo les pedimos
Que resistan.
También que nos recuerden
que el mar existe.
Alfabeto de cicatrices



Nos citamos por primera vez
en un poema
desde entonces no lo sabes
pero siempre que te acercas
me traes flores.
De regreso a nosotros.



Cómo es posible que me encuentres
cuando soy descampado o ruina
y sin embargo has venido
mi nombre y señas los traes
apuntados en un sobre
al abrir la carta encuentro
los planos de mi reconstrucción:
yo misma los dibujé hace años.
De regreso a nosotros.

Ana Pérez Cañamares
Ana Pérez Cañamares


Cualquier libro de ella trae más que flores.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.