Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte

Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte
Cuando hablan de Creta

El Libro de mi Selva

El Libro de mi Selva
Mi selva

No importa cuándo si hoy es todavía

No importa cuándo si hoy es todavía
No importa cuándo

"así, sin pensar, coge el color que más te apetezca y deja que salga lo que quiera salir"


Creo que una se encierra cuando se define, que hay que cuidar mucho lo viene después de esa palabra que tanto utilizamos: yo. Que cada día volvemos a nacer, volvemos a elegir. Que el pasado no debe ser una cárcel. Que la vida te trae y la vida maneja, que quiero vivir abierta y con ella. Por eso no quiero dirección ni remitente y así se lo cuento a Ane en un poema de Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte:

Afilarlo y aplaudirte
sólo con sonrisas
cada una de las veces
que escribas tu nombre
sin ninguna dirección
y tampoco remitente.




Hablando de esto, me viene a la mente algo que dijo Cortázar.

“Si a los niños los dejasen solos con sus juegos, sin forzarlos, harían maravillas. Usted vio cómo empiezan a dibujar y a pintar; después los obligan a dibujar la manzana y el ranchito con el árbol y se acabó el pibe”


Y es verdad, hasta el punto de que pierden el dibujo por el dibujo y antes de coger cualquier lapicero, se preguntan qué pinto.

"así, sin pensar, coge el color que más te apetezca y deja que salga lo que quiera salir"


Manuela Ipiña






No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.