Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte

Cuando hablan de Creta y yo estoy en Marte
Cuando hablan de Creta

El Libro de mi Selva

El Libro de mi Selva
Mi selva

No importa cuándo si hoy es todavía

No importa cuándo si hoy es todavía
No importa cuándo

Soltarte de la mano


Me gustan las manos, me fijo en ellas. 
Delatan, acercan y guardan el tacto.
Algunas dan calambre y otras sacan chispas.
Me gustan, sobre todo, cuando juegan con las tuyas.

Dice Gabriel Velxio:

"Ni en la espontaneidad del beso, o en el descuido de la caricia, dejamos de imaginar cómo serian esos momentos antes de que sucedan. Cuando soñamos llegar a esos instantes, premeditamos de alguna manera lo inesperado.
Entonces nos tornamos previsibles, porque el sentir delata, y la mirada confiesa lo que ya es inevitable. Así nos hace el amor: evidentes, cuando ha llegado, y ansiosos, cuando se ausenta. 


El cuerpo no improvisa, lo que el alma ha esperado." 

Si tú llegas antes y yo voy después,
volvamos a la línea donde todo comenzó.
Si tu norte y el mío te parecen diferentes,
piensa que ambos nacimos redondos.
Si llegado el momento perdemos el norte,
recuerda que es bueno perderlo de vista,
que nunca quisimos mapas dibujados
y por eso transitamos juntos el camino.
Si se acaba la ruta y se abren los caminos,
no permitas que me pierda,
rebozada de sal y cortina de humo,
todavía no manejo
las estelas en la mar
ni soltarte de la mano.

A Antonio Machado en No importa cuándo si hoy es todavía.
Manuela Ipiña


Manuela Ipiña

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.